Desde la Bodega Cumbres de Abona se ha puesto en marcha una línea de cultivo nueva en La Comarca.

Se trata de la implantación del Olivar como fuente de recursos y de ingresos para la zona de Abona.

La iniciativa fue acogida satisfactoriamente entre los agricultores, tanto es así, que actualmente hay plantados alrededor de 22.000 olivos, mayoritariamente de la variedad Picual y Arbequina, esto sin contar con los que ya existían anteriormente, ornamentales y silvestres, diseminados por toda la isla, de los cuales surgió la idea al observar el potencial productivo que demostraban.

Como consecuencia, a finales del 2005, se recogió la primera cosecha de aceituna, de forma testimonial, llevándose a la cooperativa para proceder a su molturación, obteniéndose unos aceites de aromas y sabores afrutados intensos, clasificándose en la categoría de vírgenes extras, debido tanto a sus características físico-químicas como a las organolépticas.

Para llevar a cabo dicho proceso, la bodega dispone de la maquinaria básica necesaria para obtener el aceite de oliva. Esta maquinaria es una línea continua de 2 fases de 150 kg/h de capacidad de procesado, que consta de un molino de martillos, encargado de escachar la aceituna, una batidora cilíndrica de eje vertical, para homogeneizar la pasta, y un decánter (centrífuga horizontal), que es el que realiza la separación, por diferencia de densidades, del aceite del resto de la pasta de la aceituna (alpeorujo).

Puro aceite de Oliva Virgen

Actualmente se están realizando plantaciones intensivas por la isla de Tenerife, viéndose unos resultados espectaculares en el crecimiento y desarrollo de los olivos, superando con creces las expectativas puesta en ellos.

Las variedades plantadas varían según el tipo de suelo, altura sobre el nivel del mar y orientación de la finca, aunque hay otros factores a tener en cuenta como posibilidad o no de mecanización, mayores o menores necesidades de agua, dirección de vientos dominantes, etc.